18 septiembre 2008

Quid pro quo, Clarice

"El arte es la mentira que nos acerca a la verdad". Esta y otras frases absurdas que aparecen bajo la tapa de los yogures son las que encierran la verdad de la vida como "Volando voy, volando vengo, por el camino yo me entretengo" o "la puntita na más".

Kiko y Los deliqüentes están aqui para contarnos verdades

Ahora voy a ponerme densete. En el arte hay demasiada mentira, demasiado dinero, demasiadas tetas (Ya lo sé, nunca hay demasiadas) y poca verdad. El "artista" (cuando utilizo esta palabra ya sabeis que me refiero a Camilo Sesto o Raphael) debe subir al escenario para decir la verdad. Debe rodar y escribir sin apartarse de "su verdad". El problema es que estamos rodeados de mentira. A los bancos, las televisiones, los que manejan este negocio, no les interesa la verdad. No les culpo, solo les interesa el dinero (y las tetas). Como decía Jules antes de disparar sobre un hatajo de pijos yonkis "El camino del hombre recto está rodeado por la avaricia de los egoístas y la tiranía de los hombres malos".


Cuando uno acaba de salir de la escuela de teatro piensa "Eh! Ahí fuera la gente quiere ver obras y películas que hablen del mundo en que vivimos, historias sobre los seres humanos, de sus debilidades, de sus pecados, quieren saber la verdad, porque estamos aqui y porque vamos a morir irremediablemente sólos" Meeeeeeeeeeec! Error! la gente quiere una Wii y a ser posible con el Wii Sports. La gente quiere politonos y anuncios de como alargar sus penes. La gente quiere dinero y tetas. Quiere "Harry Potter 8" "Piratas del Caribe, el retorno" y "Shrek 5"... O al menos eso es lo que las televisiones y la gente que pone el dinero nos dicen que quiere la gente. ¿O no?

Buffff ya estoy empezando a sonar como un telepredicador. Hablemos de "Redbelt". "Cinturon Rojo" (2008) es una modesta película de David Mamet que esconde una magnifica metáfora. La pelicula, y ahí va un "SPONGLIERNS" (O como coño se diga, en mi época se decía joder la película y te llevabas una hostia) va de un luchador de Jiujitsu acuciado por las deudas que se mete en un torneo de kárate y descubre que está amañado. "Redbelt" es una historia sobre los principios y como hay que ser coherente con lo que uno cree hasta el final. El luchador (Inmenso Chiwetel Ejiofor) se entera que los combates están amañados y se niega a subir al ring. Se va del torneo pero en el último instante decide volver, subir al ring y decirle a todo el mundo que los combates son una mentira, quiere subir al escenario PARA DECIR LA VERDAD.

En su camino hacia el escenario tiene que luchar contra varios contrincantes, tiene que mantenerse fuerte, firme, luchar contra un tiarraco estilo armario empotrado (Que no por casualidad se ha "vendido" a los mafiosos)... Y el luchador vence, manteniéndose en sus preceptos, sin tracionar su manera de luchar. Y sube al escenario A DECIR LA VERDAD.

La muchachada le muestra a David Mamet que "la verdad duele"

He puesto la verdad en mayusculas dos veces para los tontacos (Aunque probablemente a estas alturas del artículo se hayan ido a una web porno). Cuando alguien tiene los cojones de subir a un escenario y "hacer algo", sinceramente, creo que merece un respeto. Ha subido ahí a luchar.

Y cuando sube ahí, todos nos sentimos con derecho a criticarlo y a decir "yo lo haría mejor". Es como cuando, repantigados en nuestros incómodos sofás de IKEA, vemos el fútbol y gritamos "juegaaaa por la banda yaaa hostiaaaa!". El problema viene cuando criticar se convierte en tu trabajo. (Un inciso... Los frikis son libres de poner a parir a quien le de la gana en sus blogs ¡Vivan los frikis!... Un segundo que me saque la polla de la boca, mmmmmspock!)

Leer una mala crítica de tu película es como que te lapiden a un hijo (Imaginaos al pequeño Timmy con su muletita rodeado de un montón de extras de "Los diez mandamientos" armados con piedras) En mi modesta opinión cuando uno vive de las críticas se preocupa más por resultar divertido e ingenioso que por hacer un VERDADERO análisis de la película. Porque recordemos que los ejecutivos de la tele, los jefes de redacción, los jefes en general que frotan el Iphone entre sus manos como si se tratase del cubo de Hellraiser... Los "Jefes" nos dijeron que lo que vende son los chistes y las tetas así que hagamos críticas superficiales!

La mayoría de las críticas que leo se esfuerzan tanto por hacer sangre de manera divertida que olvidan que ahí detrás hay alguien que ha tenido los cojones de luchar por "decir algo". Una típica crítica de una ópera prima española es la siguiente. "Es una película interesante y con grandes momentos, el director tiene visión etc... (llegamos a la última frase y hasta aqui realmente tienes "ganas" de ver esa película pero el crítico es incapaz de refrenarse)... "Al salir del cine este crítico tuvo la sensación de que a pesar de sus bondades es una película totalmente fallida con interpretaciones espantosas y un guión absurdo" A TOMAR POR CULO! Es gracioso cómo en las críticas el orden de los factores sí altera el producto, por regla general siempre acaban con lo negativo. Es como aquella película: "La monja". Una producción de terror mas que decente de Filmax. La frase que escogieron para promocionarla fue "La monja: Reza para no verla". No se dieron cuenta de que estaban poniendo el chiste en bandeja a un montón de críticos. Y los críticos lo aprovecharon a saco. ¿Verdad que es divertido tirar piedras al pobre niño cojito? Sobre todo si cobras por ello.

¡Pobrecito Tiny Tim con su bastoncito a juego, no le tires piedras!

Pero no seamos destructivos y creemos algo juntos. Propondré algo desde aqui. Si nosotros, los escritores, los cineastas, los freaks, los que estamos dentro de la jaula y somos observados y juzgados, como Clarice Starling juzgaba a Hannibal Lecter (Porque nosotros, en la ficción, hemos asesinado, hemos follado, hemos pasado al otro lado de la jaula de circo... Otra cosa es la realidad, porque los guionistas, follar, más bien poco). Propongo lo que le dijo Hannibal a Clarice "Quid por quo"...

Para poder escribir una crítica cada crítico debería presentar "algo artístico" que haya hecho a cambio... un cuadro, un poema, un cenicero de arcilla, que rueden un corto ¡Cualquier cosa! Pero que pasen al otro lado de la jaula, que vengan con los freaks, les acogeremos con cariño, "One of us!" que suban al escenario, que digan lo que sienten, que luchen por contar su "verdad" y luego que reciban una crítica de su trabajo... Así, quizas, la próxima vez tiren las piedras con menos saña y todos estemos del mismo lado, del lado del cine, del lado de la verdad.

Quid pro Quo, Clarice, Quid por quo... Hábleme de esos corderos

2 comentarios:

chumari dijo...

Sí que hay saña, sí.
Yo, como crítico, lo he de admitir. Cuando estoy viendo un truñazo ya a la mitad de la peli estoy pensando posibles títulos graciosos para la entrada en el blog.

Recuerdo algunas de mis afortunadisimas perlas:

"Volver, devolver"
"Mel Gibson´s Apocalipshit"
"Estoy leyendo (en el váter)" ("I am legend")
"The house of the flying peanuts" (The house of the flying daggers)

Y un largo etcétera.
Lo que pasa es que criticar es mucho más fácil que construir.
Cuidado con prestarle demasiada atención a los críticos (sobre todo a los que se creen tan graciosos como yo), oh Pakitokiller, o tu vida creativa puede convertirse en un valle de espinas!

PS: Adjunto cenicero.

Fantômas dijo...

CONSEGUI TU PROPIA CUENTA PREMIUM DE RAPIDSHARE O MEGAUPLOAD GRATIS!!

CLICK AQUI PARA LEER LA EXPLICACION

CONSEGUI TU PROPIA CUENTA PREMIUM DE RAPIDSHARE O MEGAUPLOAD GRATIS!!

CLICK AQUI PARA LEER LA EXPLICACION

CONSEGUI TU PROPIA CUENTA PREMIUM DE RAPIDSHARE O MEGAUPLOAD GRATIS!!

CLICK AQUI PARA LEER LA EXPLICACION

CONSEGUI TU PROPIA CUENTA PREMIUM DE RAPIDSHARE O MEGAUPLOAD GRATIS!!

CLICK AQUI PARA LEER LA EXPLICACION

CONSEGUI TU PROPIA CUENTA PREMIUM DE RAPIDSHARE O MEGAUPLOAD GRATIS!!

CLICK AQUI PARA LEER LA EXPLICACION